ESTADO LAICO   Leave a comment

México no puede sucumbir al oleaje vaticano para volver a la Edad Media. Lo que el gobierno derechista y traidor de nuestros principios encabezado por Calderón, proclama como modernidad, no es sino espíritu retrógrada. Lo que el Vaticano sueña por su ambición desmedida de hegemonía sobre los pueblos, es volver a ser el “magister dixi” del género humano. Lo cual es imposible. La historia es irreversible. México es un estado laico y ese carácter debe subir a rango constitucional.
ANTESCEDENTES.
Al venir la emancipación de los pueblos latinoamericanos, el alto clero procuro sofocar a los caudillos independentistas. En México a Hidalgo y a Morelos los excomulgaron y los fusilaron. Pero al darse cuenta que la independencia era inminente, cambiaron de estrategia, procurando adelantarse a los hechos, para que las nuevas constituciones de los países recién emancipados de la tiranía de España, tuvieran constituciones donde el primer artículo asegurara que el país en referencia tendría a la religión católica apostólica romana como la religión oficial. Y que el presidente de la república debería ser un fiel y sumiso católico guadalupano para acceder a la primera magistratura del país (después de su intención fallida de imponer un imperio).
Así que, hubo independencia política, pero no independencia religiosa. La “Santa Inquisición” seguía vigente en México después de la independencia y cualquiera que contradijera a la religión romana era torturado y quemado vivo. A un costado de la actual alameda central de la ciudad de Mëxico, fueron quemados vivos muchos hombres y mujeres, con un cura frente a ellos mostrándoles un crucifijo y otorgándoles “perdón”, mientras ardían con tormentos indecibles.
EL BENEMERITO DE LAS AMÉRICAS Y LAS LEYES DE REFORMA.
Vicente Fox a quien le da igual comer la hostia en la basílica, que vivir con una bruja que ha comido su sangre, o llevar a su palacete al líder budista del Tibet a llenar los espacios de ritos extraños; al entrar a Los Pinos, lo primero que hizo fue retirar el retrato de Benito Juárez.
Benito Juárez quien fuera uno de los más grandes políticos y presidente mexicano de origen indígena zapoteca, nació el 21 de marzo de 1806 y murió el 18 de julio de 1872.
Es conocido como el Benemérito de las Américas desde que, en 1867, el Congreso de Estados Unidos de Colombia le concediera ese título.
En 1855, Benito Juárez es nombrado ministro de Justicia e Instrucción Pública. Durante este período promulgó la Ley Juárez por medio de la cual se abolieron los fueros y privilegios de los militares y del clero sobre los demás mexicanos.
Dos años más tarde, fue nombrado ministro de Gobernación y, posteriormente, Presidente de la Suprema Corte de Justicia, durante el gobierno de Ignacio Comonfort.
La Guerra de Reforma de México, también conocida como la Guerra de los Tres Años, transcurrió desde el 17 de diciembre de 1857hasta el 1 de enero de 1861, que culmina con la entrada de Juárez a la capital del país. Fue el conflicto armado que enfrentó a los dos bandos en que se encontraba dividida la sociedad mexicana: liberales y conservadores.
Se inició cuando el general conservador Félix Zuloaga, dio a conocer el Plan de Tacubaya, el cual demandaba la derogación de la Constitución de 1857 (la cual atacaba a los privilegios del clero), la permanencia de Ignacio Comonfort en la presidencia y la convocatoria de un Congreso extraordinario, el cual se encargaría de elaborar otra carta constitucional que, según los conservadores garantizara los verdaderos intereses del pueblo el cual en ese momento de la historia era profundamente católico. Dos días después de su publicación, Comonfort (Presidente electo en ese momento) se adhirió al Plan de Tacubaya. Benito Juárez (Presidente de la Suprema Corte de Justicia en ese momento) defendió enérgicamente la Constitución y se negó a colaborar con los conservadores. Por esta razón, Comonfort ordenó que lo detuvieran y lo mantuvieran en prisión. Con el transcurso de los años, la guerra se hizo más sangrienta y polarizó a la gente en la nación. Muchos de los moderados se unieron a los liberales, convencidos de que era necesario acotar el gran poder económico y político de la Iglesia Católica. Por un tiempo los liberales y conservadores tuvieron gobiernos paralelos, con la sede del gobierno conservador en la Ciudad de México y los liberales en Veracruz.
La guerra terminó con la victoria de los liberales y el presidente Benito Juárez instaló su administración en la Ciudad de México. Una vez que el Congreso Constituyente había cumplido con su tarea de elaborar una nueva constitución, se hizo la convocatoria para realizar elecciones tanto de los poderes federales como los de los estados; tocó entonces a las legislaturas estatales el arreglo de las constituciones particulares de cada estado, de acuerdo con la constitución general. Se reunió así el primer Congreso Constitucional que trabajaría ya bajo los principios de la carta magna del 1857.
Juárez declaró que, constitucionalmente, era él quien asumía el poder y promulgó las Leyes de Reforma. En éstas se establecía en matrimonio civil y la separación entre el Estado y las iglesias, y la libertad de culto, entre otras.
El 4 de diciembre de 1860 promulgó la ley de libertad e cultos.
Los conservadores de México que son como su religión “Semper idem”, desde Agustín de Iturbide, López de Ana, Félix Zuluaga, Porfirio Díaz, Los cristeros, los sinarquistas, los cristeros y los actuales panistas y/o del Opus Dei, quieren desconocer los principios liberales del México libre para regresarlo a estar bajo las enaguas del clero romano.
¿QUÉ ES ESTADO LAICO?
Cuando un cura político dice que el Laicismo ha sido superado; miente. Miente de manera deliberada. El CONCEPTO DE ESTADO LAICO, es moderno y contemporáneo. Y es una conquista irrenunciable de los pueblos contemporáneos.
El concepto de “Estado laico”, opuesto al de “Estado confesional”, surgió históricamente de la separación Iglesia-Estado que tuvo lugar en Francia a finales del siglo XIX, aunque la separación entre las instituciones del estado y las iglesias u organizaciones religiosas se ha producido, en mayor o menor medida, en otros momentos y lugares, normalmente vinculada a la Ilustración y a la Revolución liberal.
Los hombres progresistas que sustentamos LA IMPORTANCIA DEL ESTADO LAICO consideramos que nuestra postura garantiza la libertad de conciencia además de la no imposición de las normas y valores morales particulares de ninguna religión o de la irreligión. El laicismo es distinto del anticlericalismo en cuanto no condena la existencia de dichos valores religiosos, pero garantiza la equidad de derecho en una sociedad plural y evita la persecución de grupos religiosos mayoritarios como en toda la historia el Catolicismo ha sido verdugo de minorías en dónde se ha impuesto por conquistas sangrientas.
No pueden seguir sucediendo en México casos como el del Ayuntamiento panista de León que derribó una escuela pública sólo para que la parroquia tuviese mejor vista. Es absurdo, ofensivo a la razón e inadmisible. Pero soplan vientos nuevos.
EL ARTÍCULO 24
¿El clero y sus voceros se quejan de que el catolicismo no tiene libertad religiosa? Vivo en la Colonia Industrial, y si dejo mi carro en Misterios frente a mi casa cinco minutos viene la grúa del “buen Ebrard” y lo lleva al corralón, pero los guadalupanos pueden traer cien autobuses, camiones, camionetas, carcachas o coches de lujo y sólo porque traen una imagen guadalupana pueden darse el lujo de usar sirenas, cerrar las calles, estacionarse en cuatro filas por horas enteras en Calzada de Guadalupe y Calzada de los Misterios y calles aledañas, sin que haya poder humano alguno que los mueva.
Hace un par de semanas el arzobispo primado de México hizo su peregrinación anual (con unos cuantos feligreses, por cierto) y el gobierno progresista de la Delegación encabezado por Lobo, cerró todas las calles aledañas a la Calzada de Guadalupe de manera arbitraria, haciéndose un caos infernal, peor que el de cinco manifestaciones sociales en el centro de la ciudad. Todo en horas laborables. ¿Más libertad?
O que, los señores curas y los besamanos de los curas, ¿quieren regresarnos a los años 1870…cuando sacaban en procesión, al “santísimo sacramento del altar” por las calles de Madero en el centro de la ciudad de México, y quien no se arrodillaba aq su paso, era apedreados por la chusma fanática?
¿Qué dice el Artículo 24? “TODO HOMBRE ES LIBRE PARA PROFESAR LA CREENCIA RELIGIOSA QUE MAS LE AGRADE Y PARA PRACTICAR LAS CEREMONIAS, DEVOCIONES O ACTOS DEL CULTO RESPECTIVO, SIEMPRE QUE NO CONSTITUYAN UN DELITO O FALTA PENADOS POR LA LEY.
(REFORMADO MEDIANTE DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACION EL 28 DE ENERO DE 1992)
EL CONGRESO NO PUEDE DICTAR LEYES QUE ESTABLEZCAN O PROHIBAN RELIGION ALGUNA.
(REFORMADO MEDIANTE DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACION EL 28 DE ENERO DE 1992)
LOS ACTOS RELIGIOSOS DE CULTO PUBLICO SE CELEBRARAN ORDINARIAMENTE EN LOS TEMPLOS. LOS QUE EXTRAORDINARIAMENTE SE CELEBREN FUERA DE ESTOS SE SUJETARAN A LA LEY REGLAMENTARIA.
(REFORMADO MEDIANTE DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACION EL 28 DE ENERO DE 1992)
¿Necesita reformarse? ¡NO! Lo que necesita es obedecerse y no pizoterase como Felipe calderón lo ha pisoteado declarando en la basílica que todos los mexicanos son guadalupanos, lo cual es inmutativo y falto de respeto. (Por supuesto que de él no se espera respeto a quienes disienten de sus inflexibles sofismas)
¿A QUIEN LE URGE LA REFORMA?
Al actual régimen derechista que quiso combinar la venida de quien fuera dirigente de la inquisición actual (Congregación para la Conservación de la Fe), con el apoyo de éste a los retrógradas derechistas para perpetuarse en el poder y seguir hundiendo a México en la miseria, la violencia y la desigualdad social, dándole a la etapa electoral un tinte de religiosidad, y entonces; entregarle de parte del actual ejecutivo federal como regalo de compensación, la derogación de la figura jurídica del ESTADO LAICO. Regalarle a Ratzinger la reforma al Artículo 24, era la gran esperanza de Calderón, al no haber podido derogar el Artículo tercero durante su administración tan turbulenta y desgastada.
En buena hora, algunos Senadores con inteligencia, amor a México y perspectiva histórica, dijeron “¿La Reforma al Artículo 24? Después de las elecciones. Y a los hechos me remito. Entre tanto al Dios eterno sea la gloria porque México sigue en pie con sus libertades fundamentales plasmadas en la Constitución.

México no puede sucumbir al oleaje vaticano para volver a la Edad Media. Lo que el gobierno derechista y traidor de nuestros principios encabezado por Calderón, proclama como modernidad, no es sino espíritu retrógrada. Lo que el Vaticano sueña por su ambición desmedida de hegemonía sobre los pueblos, es volver a ser el “magister dixi” del género humano. Lo cual es imposible. La historia es irreversible. México es un estado laico y ese carácter debe subir a rango constitucional.
ANTESCEDENTES.
Al venir la emancipación de los pueblos latinoamericanos, el alto clero procuro sofocar a los caudillos independentistas. En México a Hidalgo y a Morelos los excomulgaron y los fusilaron. Pero al darse cuenta que la independencia era inminente, cambiaron de estrategia, procurando adelantarse a los hechos, para que las nuevas constituciones de los países recién emancipados de la tiranía de España, tuvieran constituciones donde el primer artículo asegurara que el país en referencia tendría a la religión católica apostólica romana como la religión oficial. Y que el presidente de la república debería ser un fiel y sumiso católico guadalupano para acceder a la primera magistratura del país (después de su intención fallida de imponer un imperio).
Así que, hubo independencia política, pero no independencia religiosa. La “Santa Inquisición” seguía vigente en México después de la independencia y cualquiera que contradijera a la religión romana era torturado y quemado vivo. A un costado de la actual alameda central de la ciudad de Mëxico, fueron quemados vivos muchos hombres y mujeres, con un cura frente a ellos mostrándoles un crucifijo y otorgándoles “perdón”, mientras ardían con tormentos indecibles.
EL BENEMERITO DE LAS AMÉRICAS Y LAS LEYES DE REFORMA.
Vicente Fox a quien le da igual comer la hostia en la basílica, que vivir con una bruja que ha comido su sangre, o llevar a su palacete al líder budista del Tibet a llenar los espacios de ritos extraños; al entrar a Los Pinos, lo primero que hizo fue retirar el retrato de Benito Juárez.
Benito Juárez quien fuera uno de los más grandes políticos y presidente mexicano de origen indígena zapoteca, nació el 21 de marzo de 1806 y murió el 18 de julio de 1872.
Es conocido como el Benemérito de las Américas desde que, en 1867, el Congreso de Estados Unidos de Colombia le concediera ese título.
En 1855, Benito Juárez es nombrado ministro de Justicia e Instrucción Pública. Durante este período promulgó la Ley Juárez por medio de la cual se abolieron los fueros y privilegios de los militares y del clero sobre los demás mexicanos.
Dos años más tarde, fue nombrado ministro de Gobernación y, posteriormente, Presidente de la Suprema Corte de Justicia, durante el gobierno de Ignacio Comonfort.
La Guerra de Reforma de México, también conocida como la Guerra de los Tres Años, transcurrió desde el 17 de diciembre de 1857hasta el 1 de enero de 1861, que culmina con la entrada de Juárez a la capital del país. Fue el conflicto armado que enfrentó a los dos bandos en que se encontraba dividida la sociedad mexicana: liberales y conservadores.
Se inició cuando el general conservador Félix Zuloaga, dio a conocer el Plan de Tacubaya, el cual demandaba la derogación de la Constitución de 1857 (la cual atacaba a los privilegios del clero), la permanencia de Ignacio Comonfort en la presidencia y la convocatoria de un Congreso extraordinario, el cual se encargaría de elaborar otra carta constitucional que, según los conservadores garantizara los verdaderos intereses del pueblo el cual en ese momento de la historia era profundamente católico. Dos días después de su publicación, Comonfort (Presidente electo en ese momento) se adhirió al Plan de Tacubaya. Benito Juárez (Presidente de la Suprema Corte de Justicia en ese momento) defendió enérgicamente la Constitución y se negó a colaborar con los conservadores. Por esta razón, Comonfort ordenó que lo detuvieran y lo mantuvieran en prisión. Con el transcurso de los años, la guerra se hizo más sangrienta y polarizó a la gente en la nación. Muchos de los moderados se unieron a los liberales, convencidos de que era necesario acotar el gran poder económico y político de la Iglesia Católica. Por un tiempo los liberales y conservadores tuvieron gobiernos paralelos, con la sede del gobierno conservador en la Ciudad de México y los liberales en Veracruz.
La guerra terminó con la victoria de los liberales y el presidente Benito Juárez instaló su administración en la Ciudad de México. Una vez que el Congreso Constituyente había cumplido con su tarea de elaborar una nueva constitución, se hizo la convocatoria para realizar elecciones tanto de los poderes federales como los de los estados; tocó entonces a las legislaturas estatales el arreglo de las constituciones particulares de cada estado, de acuerdo con la constitución general. Se reunió así el primer Congreso Constitucional que trabajaría ya bajo los principios de la carta magna del 1857.
Juárez declaró que, constitucionalmente, era él quien asumía el poder y promulgó las Leyes de Reforma. En éstas se establecía en matrimonio civil y la separación entre el Estado y las iglesias, y la libertad de culto, entre otras.
El 4 de diciembre de 1860 promulgó la ley de libertad e cultos.
Los conservadores de México que son como su religión “Semper idem”, desde Agustín de Iturbide, López de Ana, Félix Zuluaga, Porfirio Díaz, Los cristeros, los sinarquistas, los cristeros y los actuales panistas y/o del Opus Dei, quieren desconocer los principios liberales del México libre para regresarlo a estar bajo las enaguas del clero romano.
¿QUÉ ES ESTADO LAICO?
Cuando un cura político dice que el Laicismo ha sido superado; miente. Miente de manera deliberada. El CONCEPTO DE ESTADO LAICO, es moderno y contemporáneo. Y es una conquista irrenunciable de los pueblos contemporáneos.
El concepto de “Estado laico”, opuesto al de “Estado confesional”, surgió históricamente de la separación Iglesia-Estado que tuvo lugar en Francia a finales del siglo XIX, aunque la separación entre las instituciones del estado y las iglesias u organizaciones religiosas se ha producido, en mayor o menor medida, en otros momentos y lugares, normalmente vinculada a la Ilustración y a la Revolución liberal.
Los hombres progresistas que sustentamos LA IMPORTANCIA DEL ESTADO LAICO consideramos que nuestra postura garantiza la libertad de conciencia además de la no imposición de las normas y valores morales particulares de ninguna religión o de la irreligión. El laicismo es distinto del anticlericalismo en cuanto no condena la existencia de dichos valores religiosos, pero garantiza la equidad de derecho en una sociedad plural y evita la persecución de grupos religiosos mayoritarios como en toda la historia el Catolicismo ha sido verdugo de minorías en dónde se ha impuesto por conquistas sangrientas.
No pueden seguir sucediendo en México casos como el del Ayuntamiento panista de León que derribó una escuela pública sólo para que la parroquia tuviese mejor vista. Es absurdo, ofensivo a la razón e inadmisible. Pero soplan vientos nuevos.
EL ARTÍCULO 24
¿El clero y sus voceros se quejan de que el catolicismo no tiene libertad religiosa? Vivo en la Colonia Industrial, y si dejo mi carro en Misterios frente a mi casa cinco minutos viene la grúa del “buen Ebrard” y lo lleva al corralón, pero los guadalupanos pueden traer cien autobuses, camiones, camionetas, carcachas o coches de lujo y sólo porque traen una imagen guadalupana pueden darse el lujo de usar sirenas, cerrar las calles, estacionarse en cuatro filas por horas enteras en Calzada de Guadalupe y Calzada de los Misterios y calles aledañas, sin que haya poder humano alguno que los mueva.
Hace un par de semanas el arzobispo primado de México hizo su peregrinación anual (con unos cuantos feligreses, por cierto) y el gobierno progresista de la Delegación encabezado por Lobo, cerró todas las calles aledañas a la Calzada de Guadalupe de manera arbitraria, haciéndose un caos infernal, peor que el de cinco manifestaciones sociales en el centro de la ciudad. Todo en horas laborables. ¿Más libertad?
O que, los señores curas y los besamanos de los curas, ¿quieren regresarnos a los años 1870…cuando sacaban en procesión, al “santísimo sacramento del altar” por las calles de Madero en el centro de la ciudad de México, y quien no se arrodillaba aq su paso, era apedreados por la chusma fanática?
¿Qué dice el Artículo 24? “TODO HOMBRE ES LIBRE PARA PROFESAR LA CREENCIA RELIGIOSA QUE MAS LE AGRADE Y PARA PRACTICAR LAS CEREMONIAS, DEVOCIONES O ACTOS DEL CULTO RESPECTIVO, SIEMPRE QUE NO CONSTITUYAN UN DELITO O FALTA PENADOS POR LA LEY.
(REFORMADO MEDIANTE DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACION EL 28 DE ENERO DE 1992)
EL CONGRESO NO PUEDE DICTAR LEYES QUE ESTABLEZCAN O PROHIBAN RELIGION ALGUNA.
(REFORMADO MEDIANTE DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACION EL 28 DE ENERO DE 1992)
LOS ACTOS RELIGIOSOS DE CULTO PUBLICO SE CELEBRARAN ORDINARIAMENTE EN LOS TEMPLOS. LOS QUE EXTRAORDINARIAMENTE SE CELEBREN FUERA DE ESTOS SE SUJETARAN A LA LEY REGLAMENTARIA.
(REFORMADO MEDIANTE DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACION EL 28 DE ENERO DE 1992)
¿Necesita reformarse? ¡NO! Lo que necesita es obedecerse y no pizoterase como Felipe calderón lo ha pisoteado declarando en la basílica que todos los mexicanos son guadalupanos, lo cual es inmutativo y falto de respeto. (Por supuesto que de él no se espera respeto a quienes disienten de sus inflexibles sofismas)
¿A QUIEN LE URGE LA REFORMA?
Al actual régimen derechista que quiso combinar la venida de quien fuera dirigente de la inquisición actual (Congregación para la Conservación de la Fe), con el apoyo de éste a los retrógradas derechistas para perpetuarse en el poder y seguir hundiendo a México en la miseria, la violencia y la desigualdad social, dándole a la etapa electoral un tinte de religiosidad, y entonces; entregarle de parte del actual ejecutivo federal como regalo de compensación, la derogación de la figura jurídica del ESTADO LAICO. Regalarle a Ratzinger la reforma al Artículo 24, era la gran esperanza de Calderón, al no haber podido derogar el Artículo tercero durante su administración tan turbulenta y desgastada.
En buena hora, algunos Senadores con inteligencia, amor a México y perspectiva histórica, dijeron “¿La Reforma al Artículo 24? Después de las elecciones. Y a los hechos me remito. Entre tanto al Dios eterno sea la gloria porque México sigue en pie con sus libertades fundamentales plasmadas en la Constitución.

Posted February 1, 2012 by cristorompecadenas in Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: