¿APARICIONES GUDALUPANAS?   Leave a comment

Introducción:

Antes de Cristo, surgió un culto pagano en torno a la reina del cielo, madre de Dios, siempre virgen llamada Diana, diosa de los efesios. (Hechos 19). Sus sacerdotes difundieron que esa estatua de Diana no había sido labrada por mano humana, sino que descendió del cielo. Por lo tanto sería indestructible.
Pero si vistas Éfeso en donde estaba su basílica, solamente quedan ruinas de su templo, del ídolo, nada. En México se repetirá la misma historia algún día con la llamada reina del cielo, madre de Dios.
La Diosa Diana de México:
Antes de que los españoles llegaran para substituir los ídolos precolombinos por los ídolos católicos; los aztecas tenían a su “Diosa Diana”
. Tonāntzin, del nahuatl ‘nuestra venerada madre’, ‘nuestra (to-) venerada (-tzin) madre (nān-)’, es una diosa de la mitología azteca. También es el nombre con el que se designaba a varias otras deidades femeninas, como Coatlicue y Cihuacoatl.1
El caso de Tonantzin es igual al de otras mitologías, en donde un mismo dios o diosa es llamado por distintos nombres.  El nombre de Tonantzin era usado de lo misma forma que ‘Nuestra Señora’ es usado actualmente para designar en el catolicismo a la Virgen María.
Algunos investigadores, como Jacques Lafaye, identifican a Tonantzin como Cihuacoatl con base en descripciones de Bernardino de Sahagún, y con Centeotl basado en Francisco Javier Clavijero. Sahagún refiere a Cihuacoatl como la diosa principal de los aztecas, y en dos ocasiones afirma que la llaman con el nombre de Tonantzin.
Para Lafaye, Jacques Soustelle y otros investigadores, hay una superposición de los ritos de adoración y la iconografía de las distintas diosas Toci, Cihuacoatl, Centeotl, CitlalicueChicomecoatlXilonenTonacacihuatl y Omecihuatl, donde también puede ubicarse a Tonantzin.
En ocasiones se identifica a Tonantzin como madre de Quetzalcóatl, y en otras como su esposa y parte de su dualidad, especialmente en su forma de Cihuacoatl.
Esta diosa principal era venerada en el Tepeyac. Cada 12 de diciembre venían indios de lejanas tierras en peregrinación para ofrecerle flores, copal y danzas. De manera que cuando los conquistadores llegaron vieron que ese centro religioso podría ser substituida por uno católico de la misma o mayor importancia.
La Conquista de México
 
Reina del cielo, madre de Dios, Tonantzin
. La Conquista de Nueva España tuvo uno de sus logros más importantes con la derrota de México-Tenochtitlán por parte de las tropas de Hernán Cortés en 1521. El Virreinato de Nueva España fue establecido oficialmente el 8 de marzo de 1535. Su primer virrey fue Antonio de Mendoza y Pacheco y la capital del virreinato fue la Ciudad de México establecida sobre la antigua Tenochtitlán. De manera que las presuntas apariciones de una nueva diosa indígena llamada Guadalupe, sucedió según cuentan los curas inventores de las apariciones, cuatro años antes del establecimiento de dicho virreinato.
RIDICULA LEYENDA INVENTADA EN 1649
Los curas dicen que Guadalupe se apareció a Juan Diego en diciembre de 1531, pero de dichas “grandiosa apariciones” nadie supo y nadie escribió nada por más de un siglo. NI Fray Juan de Zumárraga, sino que  en  1648, Miguel Sánchez escribe esta leyenda de las apariciones en Español. (Más tarde se confeccionó el texto náhuatl poniéndole como título NICAN MOPOHUA).
El que esto escribe, se ha dado la tarea de leer parte de dicho escrito en Náhuatl, y por mi raza y origen, sé que se trata de una composición tardía,  pues hablo Náhuatl como mi lengua de cuna.
 Luis Lazo de la Vega en 1649 publica el libro  ININ HUEY TLAMALIZOLTICA, donde ya aparece la leyenda como se tiene por verídica por los curas católico-romanos. Dicho sea de paso que muchos curas se benefician de la leyenda pero no la creen como Guillermo Schuleburg de quien hablaré al final de este blog.
Fernando de Alba Ixtlixóchitl, sigue tejiendo el mito y para hacerlo más real, “lo traduce” del Náhuatl al Español lo traduce más tarde al Español. Lo aprovecha Francisco de Florencia para escribir su libro LA ESTRELLA DEL NORTE DE MEXICO
En 1666 el sacerdote Luis Becerra Tanco hace otra traducción del Nican Mopohua. Lorenzo Boturini Benaduce manda a hacer una traducción literal.
En 1886 el cura  Agustín Feliciano Velázquez hizo una traducción cuidadosa al Español que se dio a la prensa en 1926. La pregunta: ¿POR QUÉ UNA OBRA LITERARIA TAN IMPORTANTE SE GUARDÓ CUARENTA AÑOS PARA DARSE A CONOCER? Y completar las sospechas, el Cura  Mario Rojas más tarde hizo la versión más conocida.
INCONSISTENTES PRUEBAS HISTÓRICAS DE LAS APARICIONES.
A)    Dioarios indios.
Hay una serie de “diarios” de indios que según los curas aparicionistas confirman el hecho “histórico” de las apariciones guadalupanas. Entre ellos están ANALES DEL INDIO JUAN BAUTISTA Quien escribe en Náhuatl: “In Ypan xihuitl 1555 años, ixcuac monextitzino in Santa María de Guadalupe in ompac Tepeyacac” Traduzco libremente al EspañoL: “En el año 155 cuando se dio a conocer Santa María de Guadalupe en aquel Tepeyac…”
Esta frase que seguramente fue injertada, es totalmente aberrante. Ya que el famoso  Nican Mopohua dice que Guadalupe se apareció en 1531 y los anales del indio Juan Bautista dice que en 1555. (Nota: Este dato lo tomé de las publicaciones oficiales de la Insigne Basílica de Guadalupe) Así que, solo por este tremendo disparate en cuanto a la fecha de las apariciones, sabemos que se trata de una mentira diabólica.
         b) TESTAMENTOS:
Con fecha 6 DE JULIO DE 1564, Alonso Montafte, deja en su testamento la siguiente indicación:  “Dad a nuestra Señora de Guadalupe desta ciudad de México dos pesos de tepuzque de limosna porque soy cofrade de su casa”  y los curas creen que los mexicanos siempre seremos retrazados mentales para aceptar esta prueba de las apariciones guadalupanas; de las cuales dicho testamento no prueba nada.
Alonso Hernández de Giles 1577 también en su testamento manda:” Mando a la iglesia de nuestra señora de Guadalupe que está en Tepeaquilla fuera de México, para la obra que se hace 20 pesos de tepuxque y se paguen de mis bienes” una vez más y como este ejemplo todos los que ponen los curas, nada prueban acerca de las apariciones. Solo afirman que hay una ermita que esta inconclusa.
LA VERDAD HISTÓRICA:
Los curas dicen que el indio Juan Diego presentó las rosas del Tepeyac en su ayate a Fray Juan de Zumárraga. Juan de Zumarraga fue el primer Obispo de la Nueva España.
Juan de Zumárraga, Religioso franciscano, nació en Durango (Vizcaya) en fecha dudosa (1468?, 1476?). Probablemente hizo su profesión religiosa en el convento del Abrojo, del que era guardián en 1527. Allí le conoció el emperador Carlos V, y formó de él tan buen concepto que al erigirse el obispado de México, le designó para ocuparlo (12-XII-1527).
El emperador Carlos V le otorgó tal nombramiento en 1528, por lo que viajó a México para ejercer el cargo. El nombramiento de Zumárraga coincidió con el de la primera Audiencia de México, que sustituyó a Hernán Cortés en el gobierno. Con los oidores de aquella Audiencia viajó el obispo electo, que aún no había recibido sus bulas a causa de la tensión entre el Papa (Clemente VII) y el Emperador. Esto hizo más difíciles los primeros pasos del nuevo prelado, todavía no consagrado. Llevaba también el título de protector de indios, cargo que le obligó a enfrentarse con la Audiencia, y aunque siempre actuó con moderación, no pudo evitar el choque. En carta al rey de 27 de agosto de 1529 refiere todo lo ocurrido, pide que se nombre nueva Audiencia y propone otros remedios. La primera petición fue atendida,
En 1531 llegó la nueva audiencia presidida por Sebastián Ramírez de Fuenleal…. pero el obispo recibió una reprensión y se le ordenó presentarse en la Corte, por real cédula de 25 de enero de 1531. Pero Fray Juan de Zumárraga hubo de regresar a España por no estar consagrado y por supuesto no había quien le impusiera la mitra de obispo en la Nueva España, de modo que tuvo que ser consagrado, tras intervención del rey ante el papa Clemente VII, en el convento de San Francisco de Valladolid, el 27 de abril de 1533. También hubo de responder a un total de 34 acusaciones de abusos contra los indígenas, similares a los que él denunciaba. .
Antes de regresar a México usó un tiempo  en defender a los indios y en exhortar a dominicos y franciscanos para que fuesen a evangelizarlos. Debió salir de España en junio y llegar a México en octubre de 1534. En 1535 fue nombrado inquisidor apostólico en la ciudad y obispado; como tal, procesó y entregó al brazo secular a un cacique de Texcoco que seguía practicando sacrificios humanos. Este rigor no fue aprobado por la Corona, y dio ocasión a que los indios fueran declarados exentos de la jurisdicción del Santo Oficio.
Así que aquí hay otra gran mentira. Dicen los curas que el indio Juan Diego se entrevistó con Fray Juan de Zumárra en diciembre de 1531 en Taltelolco. Solamente que eso fue imposible, porque Zumárraga se encontraba en España en ese año.
ORIGEN DE LA VIRGEN DE GUADALUPE
La Virgen de Guadalupe es una advocación mariana cuyo santuario está situado en la villa y puebla de Guadalupe (Cáceres), España. Es la Patrona del Reino de Castilla
Se trata de una talla sedente, románica, tallada en madera de cedro, que según una antigua leyenda fue encontrada por un pastor de nombre Gil Cordero, vecino de Cáceres, a quien se le apareció junto al río Guadalupe, de quien tomó el nombre la Virgen y el pueblo.
Según esta misma leyenda, la imagen había estado siglos atrás junto al cuerpo de San Lucas, expuesta en Roma y en Sevilla, hasta que en 714, en plena invasión musulmana, la imagen fue escondida junto al río Guadalupejo, nombre que viene de la unión de la palabra árabe “wad” (río) y la contracción latina “lux-speculum” (espejo de luz), donde permaneció hasta su hallazgo por Gil Cordero.
 
Abad de la basílica de Guadalupe, 
Guillermo Schuleburg,
El investigador francés Jacques Lafaye, especialista en el tema de la Virgen de Guadalupe en México, añade que aunque el sufijo -lupe ha sido interpretado como de origen latino (lupus, lobo), una investigación filológica más detallada (al -artículo árabe) nos daría guad-al-upe, que significaría más bien río oculto o corriente encajonada1
La talla pertenece al grupo de vírgenes negras de Europa occidental de los siglos XI-XII. Desde el siglo XIV aparece vestida con ricos mantos y joyas.
En el lugar del hallazgo se construyó una ermita, y posteriormente el rey Alfonso XI elevó la pequeña iglesia a Santuario. En 1389 elmonasterio fue confiado a la Orden de los Jerónimos. Actualmente lo regentan los Franciscanos.

 

 
MUCHOS CURAS NO CREYERON LAS APARICIONES
Sin lugar a duda, los orígenes de la leyenda y la imagen son cuestionables. Juan Diego ha sido motivo de controversia al ser discutida su propia existencia por algunos historiadores y por el mismo Abad de la basílica de Guadalupe, Guillermo Schuleburg, quien llegó a sostener que la revelación de la Virgen era un invento. Aun así Juan Pablo II beatificó a Juan Diego en1990
El Abad Schulemburg no es el único clérigo que abiertamente ha declarado a la Virgen de Guadalupe un invento. “Algunos líderes eclesiásticos,” informó Associated Press en 1995, “sabían que la aparición de la Virgen de piel morena había sido una fábula creada para permitirles a los indios seguir adorando a su propia diosa. Otros creen que los sacerdotes crearon la historia para facilitar la conversión de los indios mexicanos al catolicismo.”
Abad Schulemburg, se atrevio a reconocer: “Todo es un invento”
Se creía que las declaraciones de Schulemburg habían sido publicadas en la revista italiana “30 Giorno” primero, pero se descubrió que la nota del Giorno estaba basada en una entrevista “meses antes” (Reuters) de la revista católica mexicana conocida como Ixtus. Reuters reporto que “en esa entrevista–cosa que todavía afirma Abad — Schulemburg dijo que Juan Diego simbolizaba un matrimonio entre el catolicismo y las religiones indígenas tradicionales y que la beatificación reconocía un “culto” y no a una persona real.”
No paró allí y llevó su causa al Vaticano diciendo: “La existencia del indio Juan Diego no ha sido demostrada; podríamos obtener muchas firmas de eclesiásticos preparados, así como de laicos intelectuales que avalan esta carta, pero no queremos provocar un inútil escándalo”, advirtió en la misiva quien, irónicamente, estuvo al frente del templo mariano durante 34 años.
Además de Schulemburg, que a lo largo de todo ese tiempo tuvo la misión de ser el guardián de la fe guadalupana, también firmaron el documento Carlos Warnholtz, arcipreste del mismo santuario durante casi todos esos años; Manuel Olimón Nolasco, historiador y catedrático de la Universidad Pontificia de México (UPM), y Esteban Martínez, ex-director de la Biblioteca de la Basílica.
AP también reportó “pequeñas protestas” cuando las declaraciones fueron hechas publicas y que los “manifestantes pintaron graffiti en las paredes de la iglesia demandando la renuncia del Abad.”
Poco después Schulemburg renuncia. Esto demuestra que aunque la iglesia llegara a ser honesta y revelara todas sus mentiras, los crédulos no lo aceptarían y se revelarían contra los creadores de las fábulas. Realmente los religionarios han creado su frankenstein. que los perseguirá y finalmente serán la causa de su bacle como en la famosa novela.

Pero estudios recientes de la imagen han alimentado aún más las dudas sobre el supuesto milagro, según Leoncio A. Garza-Valdes, de 61 años, quien en 1999 formó parte de un equipo que estudió la imagen.
“El manto de Nuestra Señora de Guadalupe no es una pintura sino tres pinturas, y una de ellas está firmada y fechada. Así es que no se trata de una imagen milagrosa; fue creada por el hombre”, dijo Garza-Valdes para la edición del domingo de San Antonio Express-News.
Garza-Valdes, cuyas conclusiones fueron publicadas  en la revista Proceso, cree que la imagen de la Virgen no es de origen sobrenatural, y que la figura de Juan Diego es una creación de la Iglesia de la época de la Conquista.
“Deseamos detener la canonización de Juan Diego”, dijo Garza-Valdes. “La Iglesia está cometiendo un disparate. Yo soy católico y guadalupano, pero no soy aparicionista, y no creo en Juan Diego”, señaló.
Tras detallar el estudio de las tres pinturas, Garza-Valdez señala que cree que la imagen original es la misma de una bien conocida estatua de la basílica de Extremadura, en España. Además, señala que las iniciales del artista M.A. ó Marcos Aquino –un personaje histórico–pueden verse en un extremo de una de las pinturas

Posted November 14, 2011 by cristorompecadenas in Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: